martes, 7 de enero de 2014

Iglesias de Galaroza





La Iglesia Parroquial de la Purísima Concepción de Galaroza responde a la tipología clasicista de finales del siglo XVI, en el que destaca como rasgo original la profundidad del presbiterio que permite alojar la sillería del coro.

Su obra está realizada en mampostería con rafas de ladrillos y fue construida a lo largo del siglo XVII, corroborado, además de por fuentes documentales, por la inscripción en el dintel de la portada lateral de la nave de la Epístola, 1606; y por la que aparece en el muro exterior del presbiterio, 1652. Se realizaron, sin embargo, obras de importancia en el XVIII para reparar los considerables daños por el Terremoto de Lisboa del 1 de noviembre de 1755.

Cuenta con interesantes portadas principales y laterales: "Puertas del sol", con el anagrama de Jesús (Sur), y "de la sombra", con el anagrama de la Virgen (Norte). La torre está retranqueada respecto a la fachada y muestra un aspecto clásico y macizo. Su planta es de cruz latina con tres naves, cubiertas las laterales con bóvedas baídas y la central con bóveda de cañón.

El ajuar mueble se perdió casi en su totalidad en la Guerra Civil, pero en la actualidad dispone de un espléndido conjunto de retablos de diferente procedencia que pueden dar la impresión al visitante que la iglesia no sufrió pérdida alguna. El del presbiterio procede de la desaparecida iglesia del convento de la Victoria de Estepa. Como se ha mencionado en este espacio puede verse una sillería de coro de madera tallada que reproduce la original de 1722.


En su interior guarda diversos tesoros tanto ornamentales como pictóricos.












































La Iglesia del Carmen.
Situada en lo que hoy es centro del pueblo, en los Álamos y junto al Paseo principal que lleva su nombre, el edificio original era una pequeña ermita al pie de uno de los caminos de entrada y salida de la población, donde fue construida como tantas otras bajo la advocación de San Sebastián para protección frente a las epidemias de peste.

Está presidido su altar mayor por la interesante escultura de la Virgen del Carmen, patrona de Galaroza, talla anónima Sevillana barroca de discutida atribución y dudosa cronología. Presenta la peculiaridad de tratarse de una Virgen del Carmen encinta. Tras su última restauración, se ha descubierto que originalmente fue una Virgen de la Merced, que replantea su catalogación a los últimos años del XVI.































La Ermita de Santa Brigida.
Emplazada en la cumbre de un cerro que domina la localidad, magnífico mirador además del valle del Múrtigas en primer término y de un amplio arco de sierras desde el Pico de la Era, entre Linares y Los Marines, pasando por el cerro del Castaño, el Picote, San Cristóbal hasta poniente con Puerto Lucía en la falda de la sierra.
Arquitectónicamente presenta una nave con dos tramos separados por un arco de medio punto rebajado, en su interior se puede apreciar un retablo mayor de estilo churrigueresco, que contiene la imagen de la Santa. La cubierta es a dos aguas y otra cubre el altar mayor. El primer tramo, se construyó en 1846 por los primeros repobladores cristianos, no se sabe si ampliación o reconstrucción de lo existente fue gracias a la devoción de los vecinos. El origen de la edificación es desconocido como el de las ermitas de campo de la zona.
En un principio también estuvo bajo la advocación de San Ginés, patrón de las viñas, pero la pérdida de importancia del sector vinícola y el auge de las huertas decantó la devoción hacia Santa Brígida, patrona de huertas y frutales.

El domingo de Pascua se celebra la fiesta del Huevo y el Bollo. Durante los fines de semana de diciembre se recrea en la ermita y alrededores un Belén Viviente, que año a año aumenta su número de visitantes.



Fachada delantera


Fachada trasera

Vista aerea de la ermita de  Santa Brigida. ( Galaroza ). Huelva













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada